Dobles raseros

Ultimamente estoy haciendo un esfuerzo por conocer las dos versiones de cada historia política que leo. Aunque algunas veces da risa (como la explicación de Cospedal sobre el despido de Bárcenas), la mayoría de ellas es un ejercicio muy interesante; uno no puede evitar sorprenderse con el doble rasero que utilizamos desde Europa a la hora de juzgar sucesos ocurridos en otros países, normalmente socialistas, en comparación con lo que tenemos por aquí. Algunas veces es tan obvio que no entiendo cómo la sociedad puede estar tan ciega.

Pongamos como ejemplo inicial a Chávez, viendo que últimamente todos sabemos tanto de él.

No mires esto, idiota, sigue leyendo

[1] “¡Aquí huele a asufre!”

Cualquiera que haya visto la televisión en España en los últimos 10 años sabe muchísimas cosas de Venezuela: tienen mucho petróleo, Chávez era un dictador, las elecciones eran amañadas, la inseguridad en las calles es altísima, los votantes son unos desinformados y pffffjajajajaja ¡el segundo al mando de Chávez antes trabajaba como conductor de metro! ¡Vaya país de mierda Venezuela!

Si bien es cierto que la inseguridad en ciudades como Caracas es muy alta, y ahí no hay comparación, creo que no viene mal refrescar algunos datos:

  • Chávez era un dictador: sin duda, debe de ser el primer dictador del mundo en ganar elecciones para renovar su puesto. En concreto, desde que llegó al poder (ganando las elecciones presidenciales en 1998), ganó en el 2000, 2006 y 2012. Además, desde entonces se han hecho diversos referendos (que ganó y perdió) para reformar la Constitución.
  • Bueno, amañando unas elecciones cualquiera gana: para hacer una acusación así imagino que uno traerá pruebas sólidas, más allá del sentimiento de superioridad occidental. Desde luego,la fundación Carter tiene bastante buena opinión de las últimas elecciones venezolanas y del referéndum de 2004 (pág. 78).
  • ¡Pero si era un populista! ¡Esa gente no sabe votar!: o igual sí, ¿eh? Al menos yo no culparía a alguien por votar a un gobierno que en 13 años hizo disminuir la pobreza del 70% al 23% y la pobreza extrema, según algunas fuentes, del 42% al 9.5%. De todas formas, respecto a la medición de la pobreza recomiendo este artículo de Juan Torres López y Alberto Montero Soler de 2004.

No soy, ni pretendo serlo, analista económico o político, así que no esperéis respuestas a “Pero, ¿y la inflación?” o “Sí, sí, pero Venezuela no ha resuelto su problema de dependencia con el exterior”, porque no me concierne a mí juzgarlo. Tampoco pretendo hacer de este post una defensa a ultranza del gobierno chavista, principalmente por mi desconocimiento. Sólo pretendo comentar la otra cara de la moneda, la que no suele salir por televisión, y sobre todo (y ahora voy a eso) mostrar la doble vara de medir que tenemos. Muchos de los ejemplos que voy a usar son de Venezuela, y es principalmente porque es lo que más se ha comentado por España estos días.

Aquí presumimos de gran libertad de expresión, y pobrecitos los países socialistas que carecen de ella. Porque todos recordamos cuando en Venezuela cerraron RCTV, ¿no? Bueno, vale, no la cerraron, simplemente no le renovaron la licencia para emitir en el espectro público, pero ¡qué mamón Chávez! Si lo único que habían hecho era apoyar un golpe de Estado contra él y no cubrir el levantamiento popular para restaurar el gobierno democrático. Creo que es muy importante preguntarse qué hubiese pasado en España si un golpe militar como el 23F ocurriese hoy y alguna televisión se dedicase a aplaudirlo, y cuando el pueblo se alzase contra él (¿os imagináis arriesgaros a que os cosan a tiros por defender a Rajoy?) se dedicasen a ignorarlo. ¿De verdad creemos que no habría consecuencias? ¿En el mismo país donde se secuestró la portada de una revista por una viñeta satírica?

Aquí lamentamos a los pobres que viven bajo ‘la bota del comunismo’, ya que en cualquier momento pueden perder su casa, y no pueden manifestarse contra el gobierno sin ser reprimidos violentamente (estos dos hechos son consecuencias inherentes al comunismo, como bien sabemos todos). Tal vez sea porque no queremos darnos cuenta de que una media de 500 familias al día pierden su casa en España, o que cada manifestación pacífica acaba con cargas policiales. Y no quiero ni entrar al tema de los infiltrados (más allá del famoso “¡Que soy compañero!” tenemos ejemplos lamentables en grabaciones de internet de policías infiltrados reventando manifestaciones).

[2] Vale que nos apalizan policías, pero al menos no son comunistas

Aquí nos reímos de que en Venezuela se repitió un referéndum para modificar la Constitución porque el caudillo Chávez aceptó una derrota de 0.6 puntos. Igual es porque no nos acordamos de que en nuestra fantástica democracia los dos partidos mayoritarios pactaron una reforma constitucional sin consultar al pueblo en 2011. Sí, hombre, la reforma neoliberal esa que ninguno de los dos llevaba en el programa con el que se supone que representan a sus votantes.

Aquí nos reímos de que un antiguo conductor de metro pueda llegar a presidente. También puede ser que sea porque no recordemos que tenemos a una ministra de Trabajo que nunca ha trabajado y que le pide ayuda a la Virgen del Rocío para salir de la crisis, o que tenemos a un ministro de Economía que formaba parte de uno de los bancos responsables de la crisis (y que quebró en 2008).

Aquí nos escandalizamos cuando se nacionaliza por allí una empresa clave de recursos, como pueden ser petroleras o eléctricas. ¡Qué pavor! Aunque bien mirado, tanto hablar de que eso son repúblicas bananeras nos ha tenido muy ocupados como para leernos el artículo 128 de nuestra Constitución, que establece que toda la riqueza del país está subordinada al interés general.

Aquí no nos escandalizamos cuando el gobierno indulta a seis policías condenados a cárcel por torturas a un inocente; o cuando se realiza una amnistía fiscal para legalizar el dinero negro, sin preguntarse si viene de tráfico de armas, trata de mujeres o delitos financieros; o por el hecho de tener una lista de los mayores defraudadores guardadita en un cajón; o cuando nuestro modelo empresarial, Amancio Ortega, se ve envuelto en esclavitud; o porque no se pide que rinda cuentas a Emilio Botín por dar información falsa sobre operaciones que representan casi mil millones de euros (igual de la noticia os suena el nombre de Alfredo Sáenz, al que indultó el gobierno de Zapatero); o cuando se ignora la obligación de los antidisturbios de ir identificados… No, claro que no, estamos demasiado ocupados sintiendo pena por aquellos que no tienen nuestro fantástico sistema electoral de vota-cada-cuatro-años-y-cállate. Ese sistema electoral que permite la elección de corruptos, el mismo que colocó en el gobierno a Eduardo Zaplana cuando años antes habían salido conversaciones suyas en las que hablaba de repartirse comisiones ilegales (pero ¡aaaahhhh! como las pruebas no pudieron admitirse por haberse obtenido en el transcurso de otra investigación podemos dejar de sentirnos culpables).

Sin embargo, ese odio visceral por los malvados represores de izquierdas como Correa o Chávez parece desaparecer cuando hablamos de gente buena, como Obama.

[3] ¡Qué enrollado Obama! Ese high-five compensa las torturas en Guantánamo

Nadie piensa en populismo cuando se habla de EEUU, ¡se habla de carisma! A todos nos da escalofríos pensar en esos malvados países sudamericanos, que tantísimo tienen que aprender de democracias como EEUU, famosas por haber apoyado golpes de Estado como el de Chile en 1973, haber invadido países bajo excusas falsas, asesinar civiles, bombardear ciudades, apoyar la ocupación de Palestina, etc. Recordamos que hablamos de un país democrático, “el líder del mundo libre”, que retiene a presos sin juicios y bajo condiciones de tortura (fun fact, sólo ha habido siete condenados salidos de Guantánamo, seis de ellos en un juicio sospechoso). Del país que invade a otros con pruebas falsas de tener armas nucleares a pesar de ser el único país que las ha utilizado contra población civil. Y dos veces nada menos. Menos mal que no tienen sanidad pública, o tendríamos que empezar a sospechar que tal vez no son tan buenos.

Otro apunte que me parece curioso es la justificación de la mala situación económica según el país. Los problemas económicos de países socialistas o comunistas, son evidentemente culpa del socialismo. Si Europa entera quiebra y los países de la periferia caen como fichas de dominó, la culpa es de la crisis. Ojo, no del capitalismo, ni de la crisis capitalista. Es de la crisis. Y ya está. Punto. Chitón, no vaya a ser que venga el socialismo y nos joda estos tres añitos tan buenos de reformas que llevamos y que tanto bien nos han hecho. Que aquí nos mean y todavía abrimos la boca, ¿eh?  Tienes un gobierno que lleva año y medio haciendo reformas que no han mejorado la calidad de vida de nadie y todavía lo votarías cuando vuelva a tocar. Que nosotros somos listos, no como en Venezuela.

La última reflexión que tengo es sobre la alienación. Si bien no me veo capaz de explicarme mejor que Julio Anguita, puedo intentar expresarme al menos. Pero por favor, si no has escuchado el discurso que acabo de enlazar, hazlo, como favor personal. Tiene 14 años y podría ser de ayer mismo.

¿Ya? Eso espero. Ahora ya puedo decir que recuerdo cuando este verano el alcalde de Marinaleda, Sánchez-Gordillo, asaltó un supermercado. No es este post el sitio para dar mi opinión acerca de lo acertado o erróneo de esa acción, pero puedo decir que como experimento social es inigualable. Recuerdo las comidas en casa, con algún familiar muy de derechas que tengo echando espuma por la boca cuando salía el caso por la tele. No faltaron los “A este tío habría que colgarlo”, “Menudo sinvergüenza, a la cárcel de por vida” y más lindezas. Hay que recordar que se sacaron carros por un valor total de 400€ en productos de alimentación básicos que fueron distribuidos entre los vecinos más pobres de Sevilla (ante la negativa del Banco de Alimentos de recogerlos por su procedencia). Daba la casualidad de que en aquel momento se estaba empezando también la imputación de Rodrigo Rato. Igual os suena, es este hombre que dirigió el FMI durante sus peores años… Sí, hombre, este que ha fichado ahora Telefónica. Que sí, la misma Telefónica que se privatizó él mismo por cuatro duros. ¡Menuda casualidad! Bueno, pues la visceralidad disminuía a mínimos históricos en ese caso, o cuando salían corruptelas políticas de diverso signo “conservador”. Era como si domasen a la fiera.

[4] Que no os engañe, a pesar de dirigir un pueblo comunista una vez viajó en primera, ¡menudo prenda!

El robo de 400€ a uno de los empresarios privados más ricos de España se entendió poco menos que como un ataque a la soberanía nacional. ¡Todos estábamos en peligro! Es decir, mañana mismo podría pasarnos a cualquiera lo de levantar un imperio multimillonario y sufrir un duro golpe como ese. Ya el robo de millones del erario público es otra, porque ese dinero no es de nadie, ¿no? Bueno, o igual es que es de todos, pero sea como sea el españolito medio se identificaba más con un señor que quiere imponer condiciones laborales como las de China que con el Estado, con la propiedad pública.

Pero bueno, vamos a estar animados, que igual importamos la moda de los minijobs y ya podemos ser esclavos pero legales, no se le vaya a caer el pelo al jefe con un escándalo como el de Amancio Ortega.

———————————————————————————-
[1] http://media.melty.es/article-1057148-ajust_930/hugo-chavez.jpg
[2] http://www.nuevatribuna.es/media/nuevatribuna/images/2011/10/03/2011100314080657039.jpg
[3] http://i.telegraph.co.uk/multimedia/archive/01697/obama-high-five_1697230i.jpg
[4] http://www.larazon.es/documents/10165/0/LA_RAZON_389295_031and15fot1.jpg?fmt=mod14

Anuncios

Un pensamiento en “Dobles raseros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s